Las Termas Romanas

Las Termas Romanas

Cuando los romanos llegaron al vallés, se sintieron atraídos por las propiedades curativas de las fuentes de agua caliente que brotaban en el lugar. Ya desde esta época romana, el pueblo de Caldes de Montbui se convirtió en una estación termal alrededor de la cual se desarrolló un importante núcleo urbano.

Los restos que hoy podemos admirar constituyen uno de los pocos conjuntos termales romanos que se conservan en Europa y forman parte del Patrimonio histórico artístico nacional.

Respecto a su cronología, las primeras estructuras de las termas son del siglo II AC y los inicios del siglo I AC.

Las termas romanas de Caldes eran medicinales y había un conjunto de espacios donde se desarrollaban diferentes actividades relacionadas con la higiene y el ocio, a las cuales se añadían una serie de tratamientos terapéuticos. En el interior, se exponían diversas lápidas de agradecimiento a los dioses por las diferentes curas que contribuían a reafirmar la presencia de los romanos.

VOLVER A LA PAGINA DE INICIO